VIKINGOS… las vikingas son otra Historia.

Hace unos días fui a una charla sobre VikingOs. El comunicador fue un importante doctorado de historia moderna, profesor de una universidad muy importante de la Penísula. Nos estuvo explicando, de manera divulgativa para llegar al público, lo que era la figura del VikingO e iba comparando ese tipo de HOMBRE con los personajes que veíamos en la serie de History Channel, “Vikings”. 

raghom.jpg

La charla se dividió en tres partes: 

  1. ¿Quienes son los vikingOs?
  2. ¿Dónde llegaron los vikingOs?
  3. Y su llegada a un lugar en concreto de la Península Ibérica.

Para mi sorpresa, la sala se llenó: Hombres, MUJERES, y otros géneros estaban interesadas en la charla, puesto que los HOMBRES del norte nos llaman la atención, Ragnar nos pone cachondas, y por supuesto, están de moda, como el androcentrismo en la investigación. JE.

Después de la charla hubo ronda de preguntas que versaron sobre:

  1. Cuántos HOMBRES había defendiendo la ciudad medieval cuando llegaron los vikingOs.
  2. Los reyes árabes y la creación de la ciudad de Murcia. 
  3. Y la importancia de estudiar a los VikingOs en España.

invasiones.png

Al llegar a casa me puse a pensar… la mitad de las personas que estábamos allí, en la sala, éramos MUJERES. Pero la única mención al género femenino vikingo fue con respecto a las guerreras. 

itnzOGl.jpg

Sí, yo sé que los vikingOs destacan porque molan mucho y por el carácter bárbaro y saqueador que nos han enseñado, sobre todo en la televisión. Pero los vikingOs también eran personas, personas que la mayor parte de su vida tenían algo más que hacer que saquear. De hecho, la mitad de lo que consideramos como VIKINGOS fueron MUJERES. Mujeres que no fueron guerreras (por mucho que se empeñen los de Vikings en ponernos a Lagertha con un ejército de amazonas/valkyrias matando a otras personas y cortando penes). La mejor representación que se puede ver y está al alcance de lo que eran las mujeres vikingas lo tenéis en la primera temporada de esa serie:

Se nos muestra a Lagertha, una granjera, hábil con las armas (sí, eran hábiles con las armas porque tenían que defender su granja), madre de dos hijos con escasa edad, promulgadora de los valores ancestrales de su familia y comunidad, cocinera, “estructuradora” de los espacios del hogar, y sobre todo MUJER. Una mujer valiente que no dudó en defender lo suyo cuando dos energúmenos se atrevieron a entrar en su casa cuando no estaba Ragnar. ¿Recordáis la primera temporada?  Os recomiendo que la volváis a ver desde el punto de vista de género.

lagertha-ragar.jpg

Aunque, claro, eso no es lo que llama; como no llamaba en la charla hablar de lo aburrida que es la vida privada de las mujeres vikingas. Lo que nos han vendido ha sido la figura del guerrero, pirata y saqueador. Han borrado de la historia que eran personas.

Lo siento, pero a la charla le faltó un 50% de conocimiento de la historia vikinga. Decir que las mujeres eran guerreras, además de ser falso porque las valkyrias no son más que personajes inventados, la arqueología carece de fuentes como para admitir la presencia de guerreras en la sociedad vikinga.

La sociedad vikinga era una sociedad patriarcal, como todas las sociedades y comunidades actuales y pasadas. Dentro de esta sociedad, las mujeres eran quienes realizaban todas aquellas actividades asociadas al ámbito domestico, y estas ha sido conocidas gracias a algunas de las excavaciones como Birka (Suecia), Rube y Hedeby (Dinamarca). Estos asentamientos vikingos nos evidencian cómo eran y se articulaban estos espacios asociados a mujeres.

Era una sociedad agrícola: la mayoría de las personas que vivían eran granjeras, como Ragnar y Lagertha. En estos lugares se daban las actividades agrícolas, como las del bienestar de los habitantes de la granja. Además, solían estar asociados al mar, ya que también su sustento era este.

Los trabajos estaban divididos por géneros. Los hombres se ocuparban de las actividades del espacio público: ejerciendo las tareas de agricultor y cuidador de la granja, además de la pesca y la caza; por otro lado,  la mujer se dedicaba al espacio privado, desarrollando las actividades de mantenimiento (la cocina y el procesado de alimentos, la vajilla y el utillaje doméstico, el almacenamiento de los mismos, la adecuación y organización de espacio del hogar, o estado de salud e higiene). En una de las sagas familiares islandesas, conocida como la saga Laxdøla, se habla sobre esta división, pero esta vez entendida como granjero y esposa, siendo el granjero el responsable del trabajo exterior, y la esposa de la casa, simbolizado con las llaves en su cinturón.

Una de las tareas más importantes que tenía la mujer era la manufactura textil. Esta producción textil, sin embargo, va más allá de las tareas de mantenimiento, puesto que dentro de la sociedad no se veía como un mero trabajo de mujeres, sino que era una forma de construir la feminidad; hecho que se muestra en los enterramientos de mujeres, en los que predominan elementos relacionados con la elaboración textil, así como prendas de gran riqueza. 

delia 6.JPG

La elaboración textil comenzó como un aspecto más de carácter cotidiano, elaborando productos relacionados con la protección contra el frío y la lluvia. Con el desarrollo del comercio, lo textil fue mejorando y refinándose tanto en técnica como en producción. Se llegaron a crear espacios en las casas destinados únicamente a la manufactura textil, denominados dyngja, y aparecieron también diferencias jerárquicas entre las mujeres en cuanto quién hacia qué dentro del trabajo textil; hasta el punto que esto se convirtió en una actividad considerada incluso un arte y un elemento de prestigio dentro de la sociedad vikinga.

No se sabe todavía por qué los vikingos se embarcaron en “aventuras” y conquistas de nuevos territorios, pero algunas de las hipótesis que se manejan son el pequeño cambio climático o la necesidad de búsqueda de nuevas formas de asentamiento para saquear y conocer nuevos territorios. No obstante, durante esas largas marchas, donde suponemos que sí había mujeres que se embarcaban para llevar a cabo esas actividades de lo privado (incluso para “ayudar”a esos hombres en la lucha), la mujer que se quedaba en el hogar tenía que defender su territorio, sus murallas, cultivar su territorio, recoger la siembra, mantener el espacio privado, lavar la ropa, cuidar a la prole del grupo (futuros guerreros) y sobre todo: EDUCAR A LA SOCIEDAD Y HACER PERDURAR LOS VALORES DE LA COMUNIDAD. 

maternidad laguertha.jpg

Por lo tanto, la construcción de la sociedad vikinga que hoy conocemos fue gracias, en parte, a las mujeres; aunque nos intenten silenciar y siempre estemos ausentes dentro de conferencias, charlas, artículos y, sobre todo, la recreación. Porque dentro de la recreación histórica habemus MUJERES, y hacemos cosas guays, aunque no sea sujetar una espada en el campo de batalla (envidio mucho la recreación europea vikinga). De hecho, muchas recreaciones francesas y del este de Europa cada año se reúnen y hacen mención a la VIDA DIARIA de la sociedad vikinga, donde HOMBRES Y MUJERES tienen cabida, donde niños y niñas pasan el día con otros niñas y niños, jugando a ser VIKINGOS Y VIKINGAS.

Somos personas. Exigimos nuestra inclusión en todos los ámbitos históricos. Somos las que hemos promovido el cambio social desde la casa, desde lo privado, porque era el sitio al que el sistema nos relegó.

Silenciarlo es apagar parte de nuestra Historia. 

1lncif.jpg

Bibliografía:

GERDELA, L (2013). “Warrior-women in Viking Age Scandinavia? A preliminary archaeological study”. En KADROW, S. (ed) Analecta Archaeologica Ressoviensia- Funerari Archaeology. Vol. 8. Institut of Archaeology. Rzeszow University. Pp. 273-315.

GRAHAM-CAMPBELL, J. (1995): Los Vikingos: Orígenes de la cultura escandinava, ediciones Folio S. A., Barcelona

JESCH, J. (1991). Women in the Viking Age. The Boydell Press.

OLLICH CASTANYER, I. (2003). “Planeamiento y Estado de la Cuestión”. Arqueología Medieval y Género. En Molas i Font M., y Guerra López S. (ed.) Morir en Femenino: mujeres, ideología y prácticas funerarias desde la Prehistoria hasta la Edad Media. Universidad de Barcelona.

RODRIGUEZ, C., GONZALEZ, D., MARMOL, J. (2015). “Vikingas: Una perspectiva desde la Arqueología de Género”, Actas II Jornadas Vikingas de Granada.

TEVA VIDAL, M. A. (2013). Houses and domestic life in the viking age and medieval period: Material perspectives from sagas and archaeology, University of Nottingham, Tesis Doctoral.

TILLEY, C. (1993). “Interpretation and a poetics of the Past”. En TILLEY, C. (ed) Interpretative Archaeology. Berg (ed).

TRYNOSKY, D. (2010): Identity and Economic Change in the Viking Age: An Analysis of Ninth and Tenth Century Hoards from Scandinavia, University of York.

Imágenes: Google e History Channel.

Autora: Celtia Rodríguez


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s